Seguidores

Google+ Followers

viernes, 13 de enero de 2017

Dos joyas en Apps de juegos

Pocas son las veces en las que me descargo algún juego en mi teléfono que realmente me abstraiga de mi mundo y consiga mantenerme en otro paralelo. Para mí esta sensación es comparable a la que tengo cuando leo un buen libro y también la forma de enamorarme en ambas circunstancias es similar.

Cuando comienzo a leer un libro, en seguida siento si me está enamorando o si es un libro más. Normalmente los termino igual, me enganchen o no, pero hay libros que no he conseguido terminar por mucho que lo haya intentando. En realidad sólo recuerdo dos libros en mi lista negra en toda mi vida (que no es corta) y sé que con uno de ellos algunas personas me vais a odiar... El primero de ellos lo leí siendo muy pequeña (seguramente rondando la época en la que fue escrito), regalado por mi padre y nunca conseguí que me enganchara. Se titula El Diablo de los Números y a pesar de que por aquella época yo era muy buena estudiante y una apasionada de los números, después de unos cuántos intentos, olvidé aquel libro. El segundo, y sé que para muchos seré el anticristo como mínimo, es Harry Potter y la Piedra Filosofal. Mi padre me lo trajo de un viaje no sé si fue a... ¿Londres? No lo recuerdo. Donde por lo visto lo estaba petando y aquí empezaba a llegar, así que puedo presumir de ser una de las primeras personas que, al menos, intentó leer el libro. No me gustó. No digo que sea malo, para nada, la historia está muy bien, no cabe duda que tiene millones y trillones de fans, libros, películas y casi cualquier tipo de cosa que puedas desear, incluso un mundo que visitar, El Mundo Mágico de Harry Potter que se encuentra en Orlando, Florida, Estados Unidos. A mí nunca llegó a atraparme. Para contrarrestar el par de libros que nunca llegué a terminar, desde aquí puedo recomendar al menos Las Cenizas de Ángela, uno de mis favoritos.

Volviendo al tema, la mayoría de las Apps de juegos que podemos encontrar en los smartphones hoy en día suelen aburrirme. Tengo instaladas como fijas tres grandes clásicos, que mezclan un poco lo atemporal con lo actual como son: Tetris, Solitario y Sudoku. Las tres me sirven para entretenerme si tengo que estar esperando ya sea en el trabajo, en alguna cita en la que haya mucha gente o en el coche cuando hago viajes largos; pero ninguna de ellas tiene ese matiz de estrategia, de hacerme pensar, de... Lógica que necesito para engancharme a ellos. Me encantan ese tipo de juegos que hacen que te comas la cabeza, en los que necesitas resolver un puzzle para pasar a la siguiente pantalla o que no te deja avanzar hasta que no encuentres una llave que está escondida en algún lugar secreto que no consigues encontrar y que al final te da dolor de cabeza. Pero estás tan enganchado a ellos que necesitas volver a jugar y probar cosas que ya habías probado quinientas veces y que no habían funcionado, pero que quizá esta vez te den alguna pista de dónde está la maldita solución al enigma.

Hoy quería hablaros de mis dos últimos descubrimientos; los descubrí hace bastante tiempo y aunque ahora no tengo tiempo ni para jugar, ni para buscar; son el mejor ejemplo que he encontrado para describir el tipo de juegos del que os estoy hablando.


Monument Valley

Es un juego que no posee unos gráficos especialmente currados o modernos, por así decirlo; pero en mi opinión sí son muy bonitos. Todo el juego es una especie de rompecabezas con arquitectura (al estilo Escher, ¿le conocéis?) y de estilo romántico en el que debes guiar a una pequeña princesita durante los diez niveles que nos ofrecen. ¡Probadlo!


El segundo juego del que quería hablaros es The Room. The Room es el típico juego de rompecabezas interactivo y en 3D del tipo del que os hablaba anteriormente y en el que te tienes que, prácticamente, romperte la sesera para encontrar algunas de las soluciones que te llevarán a poder avanzar pantallas. Huecos secretos, palancas escondidas, juegos de lógica... Todo vale para engancharte desde el principio con este juego. También existe una parte dos, pero en este caso es de pago y al menos yo, hasta ahora no he podido encontrarla de forma gratuita.

Si conocéis más juegos de este estilo -y gratuitos- no dudéis en aconsejármelos porque me encantará conocerlos. 

4 comentarios:

  1. Gratuítos no sé (o no creo), pero te los puedo prestar:

    Little inferno: aparentemente un simulador de chimeneas interactivo. Por dentro, una versión del juego de las parejas en la que tienes que estar muy atento a las cosas que quemas, su descripción y sus efectos a la hora de quemarlas juntas. Y de fondo una historia con su reflexión y todo... este es un favorito mío que me lo habré acabado taitantas veces...

    Crayon physics: El juego de dibujar cosas para resolver puzzles basado en física (gravedad, peso, palancas, etc).

    Fractal: Juego de agrupar piezas del mismo color desplazándolas sobre un escenario hexagonal.

    Jack Lumber: un leñador que tiene que cortar troncos (y no animales, ni cosas), una vuelta de tuerca del fruit ninja donde tienes que pensar un poco (los troncos tienes que cortarlos en una orientación determinada, hay troncos que tienes que cortarlos más de una vez, etc).

    Strata: Un juego de puzzles con cintas de colores que vas poniendo sobre una cuadrícula, de forma que el color que queda sobre cada cuadro es el de la última cinta que se le superponga.

    Color Zen: jugando con colores (juntando piezas del mismo color se rellena la pantalla siguiendo una serie de reglas, hay que acabar con el fondo de la pantalla del mismo color que los bordes y para eso hay que ir "descartando" todos los demás colores y piezas hasta terminar con la que queremos).

    Cogs: Todo tipo de puzzles basados en mecanismos y su disposición espacial (ruedas dentadas, tuberías con líquidos o gases, etc).

    Y luego aventuras gráficas las que quieras. Con SCUMMVM (http://scummvm.org/downloads/) puedes jugar a algunas gratuítas (porque sus dueños las dejaron libres) y bastante buenas aquí: http://scummvm.org/games. Te recomiendo para empezar los broken sword.

    ResponderEliminar
  2. Pues la gran mayoría (por no decir todos) eran desconocidos para mí. La verdad es que los llamo "joyas" por eso, porque un día prácticamente sin buscar los encuentras, te los descargas sin mucha esperanza de que sea algo que me llegue a atrapar y... ¡Sorpresa! Pero eso pasa pocas veces... Alguno me ha sonado así rollo Tetris, que parece que no, pero son sencillos y a la vez enganchan. :)

    ResponderEliminar
  3. Draw Something Free: pictionary (no te va a gustar)
    Loop: puzzle
    Pou: tiene un montón de minijuegos
    Buscaminas: ...
    Crucigramas: soy una vieja

    ResponderEliminar
  4. Yo me harté a hacer crucigramas las veces que operaron a mi padre y tuvimos que pasar tiempo en el hospital. Uno de los mejores pasatiempos que puede haber y además aprendes bastante. Aunque si eres como yo y luego lo olvidas todo, no tiene un buen resultado, pero bueno. Seré vieja también.

    ResponderEliminar